CONSUMO RESPONSABLE, EMPRENDEDORES Y MARCAS, INICIATIVAS, SOSTENIBILIDAD CREATIVA, Uncategorized

 7 hábitos que aumentarán tu concentración, rendimiento y motivación

Vuelta al trabajo, reabrimos el blog después de unos días de descanso, de las vacaciones. La verdad que he podido desconectar y poder hacer honor a #miveranoslow : disfrutando de las pequeñas cosas de la vida.

Volvemos con muchas ganas de empezar a dar formar y preparar todo lo que viene esta temporada. Y como se avecinan curvas es bueno preparar nuestro cerebro para esta vuelta al cole. Debemos alimentarnos bien y tener unos hábitos saludables para que nuestro cerebro se mantenga joven, nuestra motivación esté al máximo y nuestro rendimiento no baje.

El cerebro es nuestro motor, pesa alrededor de 1,5 kg y posee más de 86.000 neuronas. Para mantenerlas activas  y en buen estado debemos cuidar nuestros hábitos y conductas, así como la actividad física, mental y nuestra alimentación.

¿Qué alimentos influyen a la hora de trabajar mejor y ser más productivos? ¿Qué tentempié podemos tomar para que nuestro cerebro funcione a su máximo rendimiento?

¿Dulce, salado, graso? Dulce no. El azúcar no nos hace pensar bien. Comer fruta mientras se trabaja afecta a la capacidad de la insulina en si tarea de ayudar a las células cerebrales a transformar los azúcares en energía para pensar.

Si es salado, cuidado, las grasas saturadas entorpecen la motivación. Ingerir demasiadas grasas saturadas obstaculiza la función de la dopamina en el cerebro, el neurotransmisor esencial para mantener viva nuestra motivación.

Así lo demuestra un estudio llevado por la Universidad De Montreal: la alimentación con alto contenido en grasa puede causar deficiencias en los circuitos cerebrales, que incide en los transtornos del estado de ánimo, empuja a comer más cantidad y favorece las toxicomanías.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 13.08.39

Por eso hoy además de los alimentos que debes incorporar a tu dieta para que tu cerebro funcione mejor vamos a mostrate:

7 Hábitos que aumentarán tu concentración, rendimiento y motivación; y mantendrán tu cerebro más joven y sano
  • Aliméntate bien. No todos los alimentos nos nutren igual, pueden saciarnos, pero no nos aportan las energía que necesitamos. Para que el cerebro funcione mejor recomiendan: pescado azul, semillas de chía y de calabaza.
  • Muévete. Hacer ejercicio moderado de manera regular te aportará salud física y cerebral. El ejercicio actúa como antioxidante retrasando el declive neuronal. A largo plazo, disminuye los síntomas de depresión y la ansiedad y previene el alzhéimer.
  • Ten hobbies: lee, viaja, juega al ajedrez y cultiva relaciones sociales satisfactorias. Aprender un nuevo idioma o tocar un instrumento son actividades especialmente eficaces para ejercitar nuestro cerebro porque engloban memorizar, socializar, viajar, aprender…

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 13.09.11

  • Elimina distracciones, notificaciones y actualización continua del email. Someter al cerebro a continuas distracciones crea estrés al cerebro y reduce nuestra atención, nuestra concentración e inevitablemente nuestro rendimiento. La multitarea no es la mejor opción para ser eficaces en nuestro trabajo. Trabaja mejor en bloques de tiempo divididos en tipos de tarea y pon el móvil en modo avión, cierra el email. Verás como tu rendimiento y productividad aumentan concentrando toda tu atención a lo que estás haciendo. Además si lo piensas, seguro que no hay gran diferencia en contestar ese mail 20 o 30 minutos más tarde que en el momento que llega ¿verdad?
  • Cultiva relaciones sociales positivas y constructivas. Esto puede parecer un tópico pero es real. Somos animales sociales que necesitamos interacción para enriquecer nuestra mente y nuestro espíritu. Rodéate de personas que te motiven, te reten y que amplíen tus perspectivas. La negatividad influye en nuestro cerebro, según un estudio de la Escuela de medicina de la Univ. de Standford estar sometido a continuas quejas, lamentos y críticas hace que nuestro hipocampo se vea afectado, ya que aumentan los niveles de cortisol, el estrés y acelera la muerte de nuestras neuronas.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 13.08.03

  • Si llenas tu cerebro de basura, se irá convirtiendo en eso. Las cosas que vemos, oímos y leemos nos influyen en gran medida. Por lo que si llenas tu cerebro de temas y programas basura, tu cerebro lo notará y estimularás la estupidez. Lee, ve documentales, ten conversaciones enriquecedoras, haz actividades diferentes, conoce nuevos entornos, culturas, países, supera retos, haz cosas creativas. Si estimulas tu cerebro se fortalecerá y funcionará mejor. Sin embargo si tu hábitos están centrado en actividades poco enriquecedoras tu cerebro irá envejeciendo y abotargando.
  • Duerme de 7 a 8 hs. Está demostrado que las horas de sueño son un elemento esencial que influye en nuestra productividad y rendimiento. Y cuando duermas, busca la oscuridad. Los urbanitas sufrimos la contaminación lumínica y esto impide que liberemos la melatonina suficiente. Conocida como la hormona de la oscuridad la melatonina es un poderoso antoxidante -presente en alimentos como las cerezas, fresas, moras, cebollas, nueces, cereales, té verde, entre otros- que actúa por la noche en ausencia de luz. La luminosidad detiene su secreción, interrumpiendo su función reparadora.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 13.08.15

  • Mantente motivado. Tener objetivos y sueños, desear y estar motivado libera emociones que hacen que nuestro cerebro esté activo. La palabra emoción viene del latín “emotio” que significa movimiento o impulso. Y es precisamente las emociones que provocan nuestros objetivos y deseos lo que nos mueve, la gasolina que nos invitar a seguir adelante. Así que ya sabes, alimenta tus deseos, objetivos y nunca dejes de soñar.

Captura de pantalla 2017-08-29 a las 13.08.23

  • Disfruta de las pequeñas cosas. Vivir en el campo ayuda a tener una conexión más fuerte con la naturaleza y el entorno, reduce el estrés y libera las tensiones que estresan a nuestro cerebro y le permite funcionar mejor. Pero para los que vivimos en la ciudad y nos tenemos vistas de mudarnos, podemos cultivar el placer de las pequeñas cosas de la vida que aumentan nuestra felicidad y por tanto retrasan el envejecimiento de nuestro cerebro. Si no se te ocurre cómo hacerlo echa un vistazo a esto.

En definitiva, cultivar intereses y buenas relaciones, ayudar a os demás, ser agradecido con la vida, sentirse útil, disfrutar de las pequeñas cosas hará que tu concentración aumente, tu rendimiento y tengas un cerebro más joven por más tiempo, y esto seas emprendedor o no, es vital para ser feliz y sentirnos bien por fuera y por dentro.

Porque recuerda:

“Tú eres tu activo más valioso. Cuando te cuidas y te preocupas por ti, la vida se encarga de hacerlo por sí sola”.

Información sacada de este artículo 

Feliz martes!